Tendencias en cuarto de baño para 2023
diciembre 20, 2022

La clave para lograr un potty training exitoso

El potty training, o entrenamiento para dejar el pañal puede ser todo un reto para padres y sus bebés, ¡te ayudamos a facilitar esta transición!

 

Un hito importante en el desarrollo de un bebé es dejar el pañal para comenzar a usar el baño, esto generalmente sucede entre los 18 y 30 meses de edad y aunque es una tarea laboriosa para los papás, existen formas de facilitarla.

 

Para comenzar, el inicio del potty training debe ser en el momento preciso, y ¿cuál es este momento? ¡Depende de tu bebé! Ya que más que contemplar una edad específica, debes tomar en cuenta sus habilidades, desarrollo y conducta, así que hazte las siguientes preguntas:

 

  • ¿Mi bebé entiende y sigue instrucciones sencillas?
  • ¿Puede caminar para llegar al inodoro solo?
  • ¿Logra bajarse el pantalón y volver a subirlo?
  • ¿Cuando su pañal está sucio, se incomoda y en ocasiones me avisa o intenta quitárselo solito?
  • ¿Expresa que tienen que ir al baño? (ya sea con palabras o señas)
  • ¿Muestra interés por el inodoro y su funcionamiento, incluso me sigue cuando entro al cuarto de baño para observar su uso?
  • ¿Permanece seco durante al menos 2 horas al día?

 

Si respondiste sí a la mayoría, ¡tu bebé puede ya estar listo para comenzar su potty training!, pero ¿por dónde empezar? Si bien es una actividad que los adultos dominamos sin mayor complicación, para los pequeños es todo un reto que puede implicar varias semanas de trabajo en equipo.

 

  1. Nuestro primer consejo es ¡sé paciente!

Es muy común que sucedan accidentes al inicio, debes estar preparado con la mejor actitud y tiempo para tu bebé, recuerda que para ellos esta es una actividad totalmente nueva y la paciencia será clave para lograrlo.

 

  1. ¡Consigue el equipo necesario!

 

Un asiento de baño adecuado para tu pequeño, será tu mejor aliado. En Bemis contamos con opciones como el NextStep o PequePlus que por sus adaptadores para uso de niños son ideales también para adultos, además de que el asiento no tambalea y tiene acción de cierre lento para evitar golpes o dedos atapados. Cuando termina la etapa de entrenamiento el adaptador para niños puede ser retirado para que siga funcionando en casa.

 

Además, puedes conseguir un escaloncito para que tu pequeño suba al inodoro y se sienta más independiente, así como descansar y apoyar sus pies cuando lo use.

 

  1. Déjalo sentarse a jugar

Familiarizarse con el asiento lo hará sentir más seguridad así que déjalo sentarse ahí cuando él quiera para que lo vaya conociendo.

 

  1. Descubre las señales tempranas

 

Cuando descubras que tu hijo tiene ganas de ir al baño, llévalo al asiento y explícale que esas señales indican que tiene que acudir al inodoro.

 

  1. Enséñale la higiene

Tanto en su zona íntima como en sus manos después de ir al inodoro.

 

  1. Ten contigo un cambio de ropa

En caso de que suceda un accidente, te recomendamos estar siempre preparado. Además, para tu tranquilidad, puedes comenzar con pañalitos entrenadores que, si bien su forma de uso es como de ropa interior de adulto, su función de pañalito puede ayudarte a evitar escurrimientos.

 

 

Si después de comenzar el entrenamiento descubres que tu pequeño no está listo para dejar el pañal, ¡no te preocupes! Dale un descanso y vuelve a intentarlo después de unas semanas, puede que no haya sido el momento correcto para comenzar.

 

En esta temporada navideña, considera regalar un asiento de baño para tu bebé, será un gran regalo que fomenta su independencia, libertad, evita rozaduras y además es un ahorro para los padres al dejar el pañalito.